2012 08 12 Cuentacuentos de Blanca Imprimir Correo

DE LA SERIE ABRACADABRA 

el congreso de los burros

Rufo es un burro anciano . Su pelaje es gris, sus orejas están roídas por los fríos y los años, igual que sus pezuñas, sólo que estas además están roídas por  los años al trote  y por los caminos de piedra.

 

Rufo es un burro ciego . De joven sólo podía ver al frente, pues su amo le colocó una especie de rejilla a los lados de los ojos, por lo que Rufo se acostumbró a mirar únicamente hacia delante . Con el tiempo dejó de ver a los lados y con más tiempo aún, ya no pudo ver …

 

Ayer por la tarde Rufo escuchó la llamada planetaria y esta mañana la volvió a escuchar . Durante tres días llegarían rebuznos para convocar a la  asamblea de los burros del planeta . Algo muy importante ocurría y  lo que allí se iba a hablar era de gran importancia . Rufo es un representante de los burros, es un miembro de los burros destacados y, por tanto, está convocado a la reunión . Conoce el rebuzno especial de la convocatoria  que se oirá de norte a sur y de este a oeste por todo el mundo. Después de estos tres días, la reunión comenzará en el lugar que será anunciado en la segunda convocatoria.

 

Al oir el rebuzno planetario del primer día,  Rufo llora …de emoción, de alegría ….y también de pena ….¿cómo voy a llegar hasta el lugar de la reunión…? Soy ciego y no puedo ver los caminos ….me es imposible acudir  y, sin embargo , tengo algo muy importante que decir…..

Rufo se siente muy triste y llora durante un rato . Luego se calma y piensa que es viejo y  que los  jóvenes sabrán encontrar su sitio en el mundo, tan diferente de  cómo era cuando fue llamado por primera vez a la asamblea de los burros del planeta….

Si por lo menos pudiera ir una vez más …aunque sólo fuera la última…, así pensaba.

 

Por la pradera, deslizándose sobre la hierba a gran velocidad y haciendo un gran ruido al frenar,  llegó un objeto que redondo parecía. Se detuvo y el objeto era un embudo. De la parte estrecha, como de un tobogán, salían uno a uno tres niños y una lechuza…..

-¿Queeeé…..? ¿Es que no sabes distinguir….? Dirás dos  niños y dos damas ….Belinda es una, y una servidora, Ursula , otra.  Puedo ser una lechuza , pero soy algo rara , tengo un poco de  pájara y un poco de dama.

 

-Perdone Ud… yo como narrador de este cuento contaba lo que veía,  pero no pensaba en cómo se sentía.

 

-Pues vete ensayando y contando lo de afuera y lo de dentro también, lo que se siente y lo que se ve, dijo Ursula un poco sargento, pues mientras lo decía caminaba con un ala adelantada, como si fuera una mano que con el dedo señalaba.

 

-Oh lala, oh, lalá ¿cómo te va….? dijo Andrés.

-Com si , com sá , contestó Belinda …

-¿Qué pasa ,  qué decis…? dijo Martín …

-No se que me sucede pero desde que bajé aquí , todo bello me parece , la pradera , el campo verde ¡qué armonía ¡ todo es tan “Jolie” dijo Belinda . A mi me pasa igual , dijo Andrés , y me viene a la cabeza hablar en francés …

-Y también en inglés ¿ Why not?  dijo Belinda …O en portugués , dijo Andrés …..

-Pues si que estais inspirados….no se por qué…. puede ser que sea por algo que va a suceder ….dijo Martín.. Y mirando alrededor, a lo lejos vio que Ursula el vuelo levantó, y sobre la cabeza de un animal se posó .

-Vamos detrás de Ursula , corred… dijo Andrés .

 

Ursula había visto a Rufo a lo lejos . No sabía lo que era ni cómo era pero decidió investigar . Volando se acercó y sin pedir permiso en la cabeza de Rufo se posó .

Al burrito le extrañó . Sin venir a cuento dos patitas saltarinas , pequeñas y decididas, en su cabeza estaban . Seguro que las patitas a un pájaro sujetaban , pues oyó un batir de alas . A Rufo le pareció simpática su forma de aparecer y como no quería estar solo, no pensó en espantarlo ni en la cabeza, mover.

Así se quedaron los dos , y así  quietos estaban cuando se acercaron los tres : Martín, Belinda y Andrés .

-¡Ursula, te has posado en la cabeza de un burrito …bájate que puedes molestar ….

-Perdone Ud, señor , nuestra lechuza no es mala . Sólo que hace lo que le da la gana….

-No me quiero bajar, aquí estoy bien, además desde aquí todo el campo puedo ver.  y si estoy muy quieta, en esta  cabeza mullidita, me dormiré,,,

-¡ No faltaba más!  ¡Ursula, eres una entrometida ! . Esa cabeza esponjosa es de …..

-Rufo, dijo el burrito que escuchaba .-Me llamo Rufo y no me molesta …tampoco  lo he visto venir  porque estoy ciego , pero se que sois varios niños y lo que está en mi cabeza es un pájaro.

-Asi es, dijo Andrés . Somos tres niños del pais de Jacarandá y con los animales podemos hablar.

-¡Qué alegría , ahora cuando mas necesitaba ayuda de alguien, de pronto, apareceis vosotros ¡ 

-Si necesitas ayuda, no lo dudes ...cuéntanos tus problemas, tus cuitas , tus pesares….y si son problemas de amor, mucho mejor….terció Ursula.

 

-De amor, de amor …..no lo son …aunque depende como lo mires , a lo mejor si lo son.

-Pues tu dirás , dijo Belinda …Seguro que te podemos ayudar .

-Esto que os voy a contar es sólo conocido por los burros , por tanto os pido discreción .

-No has de temer , dijo Andrés.

 

- Acabo de oir la llamada planetaria que convoca a un congreso a la representación de los burros del planeta. Es un rebuzno especial que conocen los invitados . Resonará por tres veces de norte a sur y de este a oeste. Convoca a los representantes de la especie a una importantísima reunión para los burros del mundo y yo estoy invitado .

-Ahhhh, pues muy bien , vas y ya está ¿cuál es el problema…? dijo Ursula

-Pues ese , ese es el problema, ir …ahora estoy ciego y no veo los caminos , no puedo asistir.  Y tengo  cosas que decir…

-Oh, vaya ….tiene fácil solución, si en nosotros confías . Te podemos llevar donde digas . Es fácil…

-Ah , si ¿cómo podré ir …? Quizás sea lejos, y….

-Lejos o cerca, ningún problema tendrás …Podemos utilizar la magia …Sólo dinos dónde es .

-Hacen falta dos llamadas más , dijo Rufo., cuando de pronto se oyó un rebuzno que venía de muy lejos …Eh, escuchad, ahí está .

 

Atentos todos y aguzando el oído , oyeron el rebuzno.

-Dice que será al sur , cerca de El sahel, en el valle de la Concordia .

-Bonito nombre para un lugar de reunión….

-Sólo queda un día para llegar y otra llamada más .

- Si estás preparado, partiremos ….dijo Andrés

- ¿De verdad….? Eso es genial. Ahora que lo dices…Con todo esto, ya no me acordaba…Me espera Inés , como todos los días. Ya está al llegar .

A lo lejos se oyó una voz cantarina ….Rufo, Rufo … estoy aquí….

-¿Veis ¿ Aquí está… 

Apoyada en dos muletas y arrastrando los pies , caminaba con dificultad  Inés, una niña sonriente …De cintura para arriba era normal , pero sus piernas no tenían tanta fuerza.

 

-¡ Rufo, qué acompañado estás ….Tienes amigos que han venido a verte! …¿eh…?  Rufo, mi Rufo ….dijo Inés, acariciándole la cabeza y las orejas.

- Hola , dijo Belinda …somos unos amigos de Rufo , y le presentó a sus compañeros..

- Yo soy Inés . Vengo a pasear con Rufo todos los días . Vivo en esa casa que se ve ahí arriba . Antes me traían mis padres en la silla de ruedas , pero ahora me dejan en el camino que bordea el prado y vengo caminando con las muletas. Después Rufo se agacha y yo monto en su lomo y paseamos un largo rato por la pradera. Gracias a estos paseos he podido levantarme de la silla. Dice el médico que el movimiento al montar con Rufo es un masaje para la columna …

-Oh, qué maravilla, eso es fenomenal, dijo Belinda.

Rufo se tumbó en la hierba e Inés montó .

-Esperad , ahora volvemos , dijo Inés , mientras se alejaba con Rufo por la pradera a trote suave .

Al volver , la cara de Inés irradiaba felicidad.

-Oh, que maravilla, me siento ligera como una pluma . Puedo caminar con Rufo . Sus piernas son mis piernas….

Rufo se tumbó para que Inés bajara . La niña cogió sus muletas .

-¡Qué ágil me siento ahora…! Bueno ….me tengo que ir …¡Hasta mañana, Rufo!

Y se marchó .

 

La tercera llamada resonó en el aire .

-Ahí está . Es la tercera y la última, dijo Rufo .

-Pues ha llegado el momento de partir , dijo Martín. Iremos todos .

Los tres niños y la lechuza dijeron las palabras mágicas para hacer grande el embudo y después entraron por la parte ancha . Rufo iba en medio del grupo. Dentro del embudo y agarrados de las manos dijeron : Embudo mágico, embudo amigo llévame pronto a mi destino … y el embudo se achicó, achicó y achicó hasta que desapareció.

 

El congreso de los burros había comenzado  cuando  llegaron los tres niños, la lechuza y Rufo . Nadie se extrañó de su presencia . De todas partes llegaban  burros de diferentes tamaños, pelaje y colores . Venían al trote y se instalaron en una gran explanada verde llamada el valle de la Concordia, un oasis en medio del desierto del Sahel.

En el centro de la reunión estaba Hemión ; era un burro joven musculoso y de color  azafrán . Se colocó en medio y habló para todos. Estamos aquí congregados para tomar una decisión importante para nuestro futuro . Vivimos una situación crítica . Debemos decidir qué vamos a hacer de ahora en adelante .  Equus os lo explicará

 

Equus era un burrito de color negro azabache  que tomó la palabra : Soy Equus , de la península de Anatolia y os contaré lo que pasa.  La situación actual es muy distinta a la de hace 10 años . Todo está cambiando muy rápidamente . Los burros llevamos toda nuestra vida realizando trabajos y  llevando cargas y personas. Así ha sido durante siglos y a cambio los hombres nos han cuidado, nos han dado comida y cobijo y han curado nuestras enfermedades . Somos muy útiles para su vida pero últimamente no nos necesitan . Somos sustituidos por máquinas . Me temo que cuando la técnica avance más en  los países pobres, nadie nos necesitará  y ya no nos cuidarán . Hemos venido aquí a buscar  alguna solución.

Una voz se alzó de entre todos los asistentes.

- ¡ No hay solución…!

Todos comentaban  entre ellos y pronto se extendió un rumor  de protestas.

- ¡Un momento, silencio!, dijo Hemión . Hemos venido a tomar decisiones para todos . Si no hay solución, y nos van a abandonar a nuestra suerte porque no servimos y no tenemos lugar en este mundo, no volveremos .

- Quiero hablar , dijo un burro adelantando un paso . Soy Onagro, soy un burro del Caúcaso . Lo que dice Equus es verdad y todos lo sabeis  . He viajado por varios países y en todas partes sucede igual . Creo que nos hemos vuelto demasiado civilizados . Hemos dado nuestra vida por los hombres y sus proyectos, pero si no nos necesitan, no tenemos que estar con ellos . Volvamos a ser salvajes , volvamos de nuevo a la naturaleza . Ese es nuestro verdadero ser….

 

Las palabras de Onagro incendiaron la pradera . Los burros discutían entre sí .

- ¡Si, los humanos son desagradecidos ….volvamos a ser salvajes!.

- ¡No tenemos que trabajar para ellos . Comeremos hierba y brotes verdes! ,dijo otra voz.

Muchos alzaron la voz .

- ¡No es fácil volver a ser salvajes otra vez….Ya estamos domesticados ¡, dijo otro…

- ¡No tenemos otra salida ...si queremos sobrevivir! , dijo otra voz….

La pradera se indignó. Todos exponían sus opiniones .

 

Rufo dijo al grupo de niños :- Ayudadme a llegar al centro . Tengo que hablar.

Ursula dijo : Yo te guiaré y, volando, se posó en la cabeza de Rufo.

Avanzaron entre los burros y Rufo se colocó en el centro de la reunión. Allí se dirigió a los asistentes, alzando la voz.

- Mis hermanos, silencio…Soy Rufo, un burro mediterráneo . Hermanos, soy un burro anciano y ciego y he participado tres veces en mi vida en esta importante reunión de burros del planeta. Nunca he hablado a la asamblea pero ahora lo haré . Tengo que contaros mi experiencia.

Ahora todos escuchaban con atención.

Mi vida ha sido trabajar y trabajar . Se que he ayudado a los humanos pero también ellos han cuidado de mi . Me han dado hierba y grano en invierno cuando hay escarcha en los campos y no hay qué comer . En mi juventud tuve muchas fuerzas y ahora que soy viejo , pensé que como no era útil , se olvidarían de cuidarme, pero no ha sido así …ahora tengo otro trabajo, un trabajo muy importante, todavía soy útil …

 

Se veía a los burros con cara de sorpresa, burros alazanes, zahínos , cuidados y semisalvajes, todos expresaban su sorpresa…

Hermanos, hermanos …dijo Hemión , callad .

¡Eso, que Rufo nos cuente qué hace ahora…!

 

- Ahora, dijo Rufo , soy un burro cariñoso y comprensivo que ayudo a los humanos que tienen problemas….Tengo una amiga, Inés, una niña que no puede andar y que monta en mi grupa  todos los días . Ese paseo diario le está ayudando y ya camina con muletas. También viene Francisco que vive más lejos . Su tristeza era inmensa y no salía de casa . Ahora viene y damos largos paseos . Me acaricia la cabeza y la grupa con amor y yo le respondo igualmente . Practico formas de cabalgar diferentes y él se ríe . La primera vez que le escuché reir , lloré de emoción.

Estoy ayudando a la gente y soy muy feliz. Ellos están agradecidos y me recompensan .

 

Un rumor de ¡oh! se extendió por la pradera . Algunos burros expresaban sorpresa, otros, incredulidad.

- Lo que acabas de decir es increíble….No me creo que te den de comer y te cuiden sólo por unos paseos al día, dijo Onagro .

- Además, dijo Equus, no creo admitan que un burro joven con muchas fuerzas esté sólo paseando -¡Es mentira ¡, se oyó una voz al fondo…. Esta vez era un burro moteado parecido a una cebra.

-Un momento , dijo Hemión , ante todo esta reunión, se acuerde lo que sea, debe desarrollarse con respeto . No podemos dudar de las palabras de  un hermano.

-¡Si es verdad, que lo demuestre ¡, se oyó de nuevo el grito del burro moteado.

-Hermanos, dijo Hemión , el burro cebroide del Atlas africano dice que Rufo debe demostrar sus palabras , y tu…¿ qué dices , Rufo.

 

Rufo se sintió molesto. Nunca nadie había dudado de él  y ahora estaba incapacitado. Iría a buscar a Inés y a Francisco y les  pediría que hablaran a los burros, les…les…ahora no podía ir a ningún sitio.  

Ursula dijo a Rufo al oído…

-Escucha, no debes preocuparte…estamos aquí para ayudarte …diles que no hay problema , que demostrarás que es verdad….

-Mi palabra es verdadera. Y lo demostraré a la asamblea….dijo Rufo.

-Vamos a buscar a los niños , dijo Ursula al oído de Rufo .

Rufo caminó lentamente guiado por Ursula, lejos del centro de la reunión,  para buscar a los tres, Martín , Belinda y Andrés …

 

Ya afuera, en la explanada, Ursula se inquietaba …..Rufo, no están , aquí tampoco….tres vueltas hemos dado y no los he encontrado …. no me lo puedo creer , si estaban aquí, yo los vi…..¿y ahora qué…?

- ¿Qué podemos hacer …? dijo Rufo, compungido.

- No lo se, los he perdido ….contestó Ursula aturdida .

Dieron unas cuantas vueltas más, pero nada, no estaban.

 

De pronto un objeto que cruzó veloz, y volando aparecía , aterrizó en en el medio de la reunión.

Los burros que discutían, se apartaron asustados y se quedaron mudos y asombrados.

El objeto que a su vista aparecía se trataba de un embudo grande y de su cuello, como si fuera una escalera, unos niños descendían. Primero bajaron los tres, Martín, Belinda y Andrés . Después, apoyada en sus muletas, bajo Inés y por último bajó Francisco.

Los burros estaban impresionados. De repente aquel objeto grande desapareció y los niños quedaron en el centro  de la reunión.

 

Martín habló : - Asamblea de burros del planeta: Somos tres niños del país de Jacarandá y con los animales podemos hablar . Vienen con nosotros Francisco e Inés , los hemos ido a recoger. Hemos acompañado a Rufo a vuestra reunión y hemos oído toda la exposición. Habeis pedido una demostración , y aquí está, os la hemos traído. Por favor, dejar pasar a Rufo y os explicará.

Con gran silencio,  los burros se apartaron dejando un pasillo entre los asistentes . Por ahí pasaron Rufo y Ursula , que subida a su cabeza, le dirigía.

Cuando se encontraron todos, se abrazaron.

 

Ursula volaba de Martín a Belinda y de ésta a Andrés y sujetaba su cara con las alas . - ¿Porqué os habeis marchado?... ¡Qué susto me habeis dado!

- Vale, Ursula, dijo Martín, para ya ….¿Cómo nos íbamos a ir sin ti…? Eso es imposible , pero estábamos muy atentos a lo que se ha dicho aquí y hemos traído la respuesta…-Rufo, ahora puedes demostrar que dices la verdad . Hemos traído también a Francisco e Inés .

Rufo no creía lo que oía, pero cuando escuchó la voz de Inés, no tuvo dudas. Esta vez, la batalla ganaría.

Francisco e Inés abrazaron al burrito y le dijeron mientras le acariciaban.

- Oh, Rufo, ya nos lo han contado todo …y hemos venido a apoyarte y a decirles todo lo que haces por nosotros.

Rufo se emocionó y lloró tiernamente.-¡Muchas gracias…nunca pensé que yo….que vosotros…..que entre todos….!

 

Hemión tomó la palabra :-Hermanos, oid ….Parece que tenemos invitados que vienen con Rufo y tiene mucho que decir.

Remitieron las voces, los comentarios y se hizo silencio.

- No es mucho lo que tengo que añadir , dijo Rufo, ya os he contado lo que hago, a qué me dedico ahora y cómo he encontrado un nuevo lugar, otra utilidad . Es necesario que hablen mis dos amigos Francisco e Inés , si lo teneis a bien.

Inés tomó la palabra :- Hola a todos, dijo, vengo a contaros lo que ha hecho Rufo por mí . Antes de montar con Rufo, no podía caminar, ni siquiera podía estar de pie, como ahora, aunque sea apoyada en muletas. Siempre estaba en la cama o en la silla de ruedas . Soy inválida y tengo dañada la columna . Hace cuatro meses empecé a montar con Rufo casi sin querer . Mis padres me llevaban a ver un prado para distraerme, para que viera los animales, y ahí estaba Rufo, un burrito precioso . Me acercaba a él y siempre le llevaba un terrón de azúcar . Así nos hicimos amigos . Tenía en su mirada algo que me comprendía . Un día se acercó el dueño de Rufo y habló un rato con mis padres. ¡Iba a sacrificar a Rufo, se había hecho muy mayor y ya no podía trabajar en el campo . Le daba pena, pero creía que sólo era un burro de carga!

Cuando lo supe me quise despedir de Rufo y pedí a mis padres montar en él  para dar  un paseo a su lomo . Subí a su lomo con ayuda , iba medio caída pero poco a poco me empecé a incorporar y cuando terminé el paseo mi espalda estaba erguida . Durante todo ese tiempo no me dolía . Así que a mis padres convencí para poder ir a pasear con Rufo todos los días ….y aquí estoy muy, muy feliz , y ya veis  lo que ahora puedo hacer, me puedo levantar sola y caminar con mis muletas .

 

Francisco dijo : -Yo sólo diré  que antes de conocer a Rufo, muy triste estaba . No me levantaba de la cama. Ahora tengo ilusión y alegría . Empecé con un amigo, Rufo y ahora hablo con todos , cuento mis problemas, no soy tan diferente de la gente.

 

-Ya veis dijo Martín porqué hemos venido aquí. Teniais que oir esto. Teneis delante un camino nuevo, de esperanza para vosotros y para los humanos . Creo que siempre os necesitareis mutuamente y aquí está la prueba .

El silencio era total . Respeto y reflexión en algunos se vió. En otros, lágrimas de emoción.

Las miradas de unos y otros expresaban lo que sus corazones sentían. Agradecimiento y alegría.

 

- Nuestra misión terminó , dijo Belinda y tenemos que volver pero antes, Hemión , te regalo este espejito que sólo habrás de poner al sol si en un problema te encuentras . Si es así volveremos a ayudarte . Te lo entrego a ti en representación  de tu especie, de los burros del planeta . Y ahora ¡atención!  . Puso en la palma de la mano algo pequeño, como un botón y dijo una palabras en baja . Aquello , poco a poco en un embudo gigante  se convirtió .

- Rápido, entrad todos. Martin, Belinda y Andrés entraron por la parte ancha del embudo. Siguieron Rufo, Francisco e Inés y por último, volando, entró Ursula .

Desde allí miró a todos los burros de cientos de colores y especies que estaban reunidos,  y dijo:

¡Abracadabra, pata de cabra…., abracadula, pata de mula, atención, apretaos el cinturón que volvemos al mundo de la ilusión!.

Y dicho esto, el embudo encogió y encogió hasta que desapareció.  

 

 

 

 

 

 

Última actualización ( Miércoles, 29 de Agosto de 2012 20:23 )
 
Copyright © 2018 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL.