Imprimir Correo

Mundo Rural y Soberanía Alimentaria en un mundo globalizado Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. ( - )      
Mundo rural y Soberanía Alimentaria en un mundo  globalizado (Exposición fotográfica itinerante)  

 

Resumen: Conjunto de 15 paneles de 1,20 x 70 cm. que trata aspectos de la soberanía alimentaria, teniendo en cuenta las situaciones de los países industrializados y los países empobrecidos.

Los plafones tratan los temas siguientes:

-¿Tienes un minuto?  
-El mundo se muere de hambre  
-El campo no aguanta más  
-Manos de mujeres, semillas de cambio  
-El derecho a la alimentación: todavía papel mojado  
-Seguridad Alimentaria y Soberanía Alimentaria  
- La política agraria comunitaria de la Unión Europea  
-Multinacionales hasta en la sopa  
- Mitos y realidades de las grandes cadenas Alimentarias  
-Pobreza sin tierra  
-El medio ambiente en nuestro plato  
- La alternativa ya se está construyendo: la soberanía alimentaria

Año de edición: 2007

Entrepueblos

 

 

 


 

 

 

 

 

 

CONVIVIR CON LA TIERRA 
 
 

 

Globalización, mundo rural,

Soberanía Alimentaria 

                                                                    Entrepueblos 
 
 
 
 

¡ CONVIVE CON LA TIERRA! 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿TIENES UN MINUTO?

(de mercado libre) 

“Peor que la muerte, es la muerte evitable”. Anónimo. 

Cada minuto de mercado libre… 

.- Mueren 60 personas de hambre. 

.- Mueren 11 personas por enfermedades vinculadas a la contaminación del agua. 

.- Mueren 3 personas por enfermedades vinculadas a la contaminación del aire. 

.- Los 225 multimillonarios más ricos del mundo ingresan 36.000 € cada uno. 

.- Los 2.600 millones de personas más pobres del mundo ingresa menos de 0’0012 dólares cada uno. 

.- Se producen 761 casos de diarrea infantil que provocan la muerte de 4 niños. 

.- Se emiten 1.141 m3 de dióxido de carbono. 

.- Se desforesta el área equivalente a 60 campos de fútbol. 

.- Las mansiones más ricas gastan 1’4 litros de agua. 

.- Desaparece una unidad agraria familiar en la UE. 

.- Se gastan 1.560.122 dólares en armamento.

   Sólo se necesitarían 78.006 dólares para erradicar el hambre y la pobreza. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

EL MUNDO SE MUERE DE HAMBRE

2.800 MILLONES DE PERSONAS EN EL CENTRO DE LA TORMENTA. 

“El hambre no es ni inevitable, ni tampoco aceptable. Es una matanza diaria y una vergüenza para la humanidad”

Jean Ziegler. Relator Especial de la ONU por el Derecho a la Alimentación. 

EL MUNDO TAL COMO MAL VIVE 

Cada día mueren 70.000 personas de hambre. Una cada segundo.

Cada día, 30.000 niñas y niños sucumben el mundo como consecuencia de enfermedades curables. Una cada siete segundos.

El 70% de las muertes son provocadas por diarreas, infecciones respiratorias, paludismo, sarampión y desnutrición, por falta de agua y alimentos. 

Según estimaciones de la FAO:

.- La malnutrición afecta a cerca de 852 millones de personas en todo el mundo,

                815 millones en los países empobrecidos,

                  28 millones en los países en transición y

                    9 millones en el mundo industrializado.

.- El 20% de la población total de los países empobrecidos esta desnutrida.

.- La malnutrición es una de las principales causas de mortalidad infantil y explica cerca de la mitad de los 10’4 millones de muertes infantiles que ocurren cada año. 

Esta situación  no es natural ni fortuita.

Es el resultado de haber convertido el derecho a la alimentación en una mercancía más. 

Es una cuestión de distribución, no de escasez.

Un problema de acceso a los recursos, no de falta de recursos. 

Desde principios de los 70, la producción mundial de alimentos se ha triplicado y el precio de los principales cereales ha disminuido alrededor del 76%. 

En el mundo hay alimentos más que suficientes para todos sus habitantes. 

EQUIDAD

Si se distribuyeran equitativamente los alimentos para todo el mundo, bastarían para que todos sus habitantes consumieran una media de 2.760 calorías diarias. 

EL HAMBRE NO ES NATURAL. ES POLITICA. 

El primero de los “Objetivos del Milenio de las Naciones Unidad” es reducir a la mitad el número de personas que sufren hambre en el mundo en 2015. 

Este Objetivo está cada vez más lejos de cumplirse.

Porque la cuestión del hambre radica hoy, fundamentalmente, en la falta de voluntad política para erradicarla y superar las desigualdades extremas. 

La única solución eficaz y sostenible para eliminar el hambre y reducir la pobreza es a través de la promoción del mundo rural en el Norte y en el Sur, para apoyar y mejorar la alimentación y las condiciones de vida en el campo, así como de los sectores urbanos más empobrecidos y vulnerables, a través de circuitos cercanos de producción y consumo. 

EL CAMPO NO AGUANTA MAS

LA CRISIS RURAL: EL FRACASO DE LA REVOLUCION VERDE Y EL MODELO AGROINDUSTRIAL

“La comida de abajo llega a los que arriba se la comen. Aquellos que la han cultivado todavía no han comido”

Beltolt Brech. 
 

PARADOJAS DE LA GLOBALIZACIÓN

DONDE SE PRODUCEN LOS ALIMENTOS ES DONDE MAS HAMBRE SE PASA 

La desnutrición se acumula principalmente en los campos que alimentan al mundo.

Los pobres rurales son 975 millones, el 75% de la pobreza mundial.

El 25% se reúne en las barracas, favelas y shanty-towns de grandes conurbaciones, hijas del éxodo campo-ciudad. 
 

EL CASO DE ARGENTINA 

Produce alimentos para 300 millones en un país de 36 millones de personas.

Con la crisis del corralito de 2003, la incidencia del hambre llegó a afectar al 40’7% de la población y en el primer semestre de 2003 murieron 100 niños de desnutrición. 
 

LA GLOBALIZACIÓN DE LA CRISIS DEL MUNDO RURAL. 

El control del mercado por parte de las multinacionales de la agroalimentación, la especulación del suelo, etc, expulsa al campesinado hacia las zonas más yermas o a los barrios marginados.

Así se da paso a grandes plantaciones, infraestructuras y urbanizaciones, mientras miles de familias pierden sus sistemas de subsistencia. 

La crisis agrava la situación de exclusión y la sobreexplotación de las mujeres. Las nuevas generaciones son las primeras a huir ante la falta de perspectivas y la degradación económica, ambiental y cultural del mundo rural. 

El objetivo del agrogenocidio es hacer dinero, no combatir el hambre. 
 

DESMANTELANDO EL CAMPO: EN EL NORTE TAMBIÉN. 

Desde el ingreso del Estado español en la UE, se ha transmutado drásticamente la estructura productiva del campo, basada en la pequeña producción, hacia la concentración de las explotaciones, a través de las cuotas de producción, las tasas y la congelación de precios. 

En 2003, Pedro Solbes, ministro de Economía, proclamó que en el Estado español sobraban 700.000 agricultores y agricultoras y en Cataluña más de la mitad. En nuestro país, el campesinado ha pasado de representar el 6% de la sociedad a sólo el 2%.

Mientras tanto somos un país cada vez más dependiente para nuestra alimentación. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

MANOS DE MUJERES, SEMILLAS DE CAMBIO. 

“Nosotras, mujeres que venimos de 86 países, de múltiples pueblos autóctonos, de Africa, de América, de Europa, de Asia, de Oceanía, nos hemos reunido en Selingué (Mali) para participar en la construcción de un nuevo derecho: el derecho de la soberanía alimentaria.

Las mujeres, creadoras históricas de conocimiento en agricultura y alimentación, que continuamos produciendo hasta el 80% de los alimentos de los países pobres y que actualmente somos las principales veladoras de la biodiversidad y de las semillas de cultivo, somos las más afectadas por las políticas neoliberales. (…).

Estamos movilizadas. Luchamos por el acceso a la tierra, al territorio, al agua y a las semillas. Luchamos por nuestra autonomía y por el derecho de dicidir por nosotras mismas, y a participar plenamente (….)

Bajo la dispuesta mirada de Nyeleni, mujer africana que ha desafiado las reglas discriminatorias, que ha destacado por su cretividad y sus rendimientos en materia agrícola, encontramos la energía para llevar adelante el derecho a la soberanía alimentaria, portador de la esperanza de construir otro mundo, abteniendo la energía de nuestra solidaridad. Y llevaremos este mensaje a todas las mujeres del mundo”.

Mujeres por la Soberanía Alimentaria. Febrero de 2007. Mali. 
 

MANOS INVISIBLES 

La pobreza y el hambre empiezan cuando se niega el acceso a los recursos productivos y, sobre todo, a la tierra. Esta dinámica la sufren especialmente las mujeres en condiciones de sobreexplotación y permanentes sobrecargas sociales y familiares. La discriminación por género, raza y clase, la exclusión y el olvido siguen marcando la pauta de la desigualdad. Puedes ser pobre. Pero puedes ser mujer. Y además indígena. Y además campesina. 

Quién más produce alimentos también es quién más sufre las consecuencias del hambre y la pobreza: las mujeres, que representan ya el 70% de la población que vive en escenarios de pobreza. Por las manos de las mujeres del mundo pasan el 80% de los alimentos que se producen en la cadena alimentaria, que reúne la producción, transformación y preparación de alimentos. 
 

¿COSAS DE MUJERES? 

.- Solo en la región andina, el 80% de la producción, procesamiento y venta de alimentos está cubierta por mujeres y el 70% de las pequeñas empresas de alimentación también. En el sudeste asiático, el 90% de la mano de obra que recoge el arroz son mujeres. 

.- Si se contabilizara el valor del trabajo de las mujeres no remunerado, el producto bruto mundial aumentaría un 3%. 

.- Las mujeres tienen menos de un 1% de la riqueza mundial. 

.- Las mujeres son la mitad de la humanidad, aportan dos tercios del trabajo en el mundo y sólo ingresan el 10% de los salarios mundiales. 
 

LA HORA VIOLETA 

Las mujeres campesinas han sido la salvaguarda de la biodiversidad y de la seguridad alimentaria.

En los últimos 10 años han protagonizado procesos de articulación colectiva en defensa del mundo rural, se han convertido en depositarias de los conocimientos colectivos y la transmisión y supervivencia de culturas agrarias y han defendido una reforma agraria que les garantice el acceso a una propiedad efectiva. 
 
 
 

EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN.

TODAVÍA PAPEL MOJADO. 

“Ya no nos alimentan las migas, queremos el pan entero”. Ovidi Monitor. 
 

LA ALIMENTACION ES UN DERECHO. 

El derecho a la alimentación está reconocido en el artículo 25 de la declaración de los Derechos Humanos y en el pacto por los Derechos económicos, Sociales y Culturales. La Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 aprobó la Declaración de Roma en la que la comunidad internacional se comprometió a reducir a la mitad el número de personas desnutridas antes de 2015.

Este compromiso fue incorporado como uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. 

En 2002, la FAO convocó el encuentro “Cumbre de la Alimentación, cinco años después”.

Los resultados fueron elocuentes:

    ningún progreso, retrasos históricos en los compromisos e

    imposibilidad de cumplir los objetivos para el 2015. 

No existe, pues, todavía ningún dispositivo que obligue a los Estados y a las empresas a respetar y a prometer el derecho a la alimentación. 
 

EL LIBRE MERCADO SÓLO ALIMENTA EL DINERO. 

Mientras Naciones Unidas realizaba las periódicas declaraciones para erradicar el hambre, los organismos financieros internacionales no han hecho nada más que diseñar políticas al servicio del agronegocio mundial. Las grandes multinacionales se han hecho con una gran parte del suministro de semillas, de alimentos y de tierras cultivables alrededor del mundo. Pero, ni han reducido el hambre, ni son más eficientes, ni más económicas. 

Dejar la alimentación en manos del mercado es garantizar absolutamente que los alimentos recorrerán una ruta comercial hasta donde puedan ser comprados. No donde sean necesarios.

Que Kenia seguirá produciendo verduras de alta calidad para el mercado inglés.

Que Argentina –mientras se arruina- seguirá siendo la reserva cárnica del Norte. 
 

DAVID CONTRA GOLIAT

LA VIA CAMPESINA VS LA OMC 

Fruto de todo esto, nació la Vía Campesina, un movimiento social que reúne más de 200 millones de campesinos y campesinas de todo el mundo.

En el Norte y en el Sur, La Vía Campesina ha sabido abrir el debate sobre agricultura y alimentación en el siglo XXI y la situación dramática que vive el campesinado en todo el mundo.

Reivindicaciones como “La alimentación no es una mercancía” o “Fuera la OMC de la agricultura” se han convertido en gritos universales.

La Vía Campesina ha generado todo un modelo alternativo basado en el derecho de los pueblos a la Soberanía Alimentaria. 
 
 
 
 

SEGURIDAD ALIMENTARIA Y SOBERANIA ALIMENTARIA 

  “¿Nuevo Orden Mundial? Ni nuevo…, ni orden. Es el viejo desorden de siempre”.  José María Valverde. 
 

MUY POCA SEGURIDAD… 

La Cumbre Mundial de la Alimentación de 1996 en Roma definió la seguridad alimentaria como “la certeza de poder contar con la alimentación suficiente de cada día”, obviando el origen del problema –la distribución y la desigualdad-, porque no estamos ante un problema de escasez, sino de acceso a los recursos. 

Que los grandes hipermercados estén llenos de alimentos no garantiza en ninguna parte la erradicación del hambre. 
 

SOBERANÍA ALIMENTARIA: ÚNICA GARANTÍA. 

Paralelamente a esta Cumbre, en el Foro de la Sociedad Civil, Vía Campesina presentaba públicamente su alternativamente a los problemas del hambre, la agricultura y la alimentación: la SOBERANÍA ALIMENTARIA. 

“La soberanía alimentaria es la vía para erradicar el hambre y la malnutrición y garantizar la seguridad alimentaria duradera y sostenible para todos los pueblos.

Entendemos por soberanía alimentaria el derecho de los pueblos a definir sus propias políticas y estrategias sostenibles de producción, distribución y consumo de alimentos que garanticen el derecho a la alimentación para toda la población, con base a la pequeña y mediana producción, respetando sus propias culturas y la diversidad de las formas campesinas, pesqueras en indígenas de producción agropecuaria, de comercialización y de gestión de los espacios rurales, en los cuales la mujer desarrolla un papel fundamental”. 
 

LA SOBERANÍA ALIMENTARIA REQUIERE 

Priorizar la producción de alimentos para mercados locales, basada en explotaciones campesinas y familiares diversificadas y en sistemas de producción sostenibles y agroecológicos. 

Precios justos para el campesinado protegiéndolo de importaciones a bajo precio y del “dumping”. 

Control de la comunidad sobre los recursos: la tierra, el agua, los bosques, la biodiversidad, las semillas y la pesca. 

Reconocimiento y promoción del papel de la mujer en la producción alimentaria, asegurándole el acceso equitativo y el control de los recursos productivos, redistribuyendo equitativamente las tareas. 

Protección del libre intercambio y el uso de las semillas, base de la alimentación y de la misma vida, sin patentes sobre la vida y con una aplicación rigurosa del principio de precaución sobre las semillas genéticamente modificadas. 

Inversión pública para fomentar la actividad productiva de familias y comunidades dirigida a aumentar el poder y el control local sobre la producción alimentaria. 
 

LA POLITICA AGRARIACOMUNITARIA DE LA UE 

  “Las vacas del Norte ganan el doble que los campesinos del Sur. Los subsidios que recibe cada año cada vaca, en la UE y en los EUA, duplican la cantidad de lo que gana trabajando un granjero del Sur”.  Eduardo Galeano. Paradojas. 
 

ELIMINANDO EL CAMPESINADO EN EUROPA 

La PAC (Política Agraria Comunitaria) está en el epicentro de las críticas del campesinado europeo e internacional.

Porque la PAC trabaja con criterios de rentabilidad inmediata, de competitividad internacional y de apoyo a las grandes empresas de la agroalimentación, sin considerar las repercusiones sociales –empobrecimiento rural, éxodo urbano, concentración de la propiedad- y ambientales –aniquilación de la biodiversidad, incremento de la erosión, ocupación del suelo por usos especulativos- que provoca. 

En Europa, el medio rural representa el 80% del territorio, pero la población activa en el sector agrícola sigue menguando y envejeciendo. 

Cada minuto desaparece en la UE una explotación familiar agrícola. 

Fruto de esta política resulta que las explotaciones más subvencionadas por la PAC son las de la duquesa de Alba y la reina de Inglaterra. 
 

INUNDANDO EL SUR A PRECIOS REVENTADOS 

El dumping, es decir, las exportaciones europeas a precio reventado y subvencionado por debajo de los costes de producción, han condenado a la pobreza, en todo el mundo, a centenares de miles de pequeñas producciones agrícolas. 

La paradoja es que de los países que sufren hambre y miseria –por arte y gracia del mercado- salen alimentos que se van hacia los países ricos de la sobreabundancia alimentaria. 

Y después vuelven a los países productores en forma de exportaciones: fruto de los Tratados de Libre Comercio, Méjico y Centroamérica acaban importando desde los EUA el maíz que antes producían ellos. 
 

¿SUBVENCIONES PARA QUIÉN? ¿Y PARA QUÉ? 

Si en vez de orientarlas a las grandes explotaciones empresariales y potenciar sus exportaciones, se orientara a: 

.- Promover el medio rural,

.- Favorecer el pequeño campesinado,

.- Promover la equidad de género en el medio rural,

.- Equilibrar el territorio,

.- Proteger el medio ambiente,

.- Asegurar la soberanía alimentaria, 

Mejoraría nuestra calidad de vida y la de los campesinos y de las campesinas de todo el mundo. 
 
 
 

MULTINACIONALES HASTA EN LA SOPA 

“Defino la mundialización como la libertad de mi grupo de invertir donde quiera, durante el tiempo que quiera, para producir lo que desee, proveyendo y vendiendo donde quiera, con las menores limitaciones en materia de derecho laboral y convenciones sociales”.  Percy Barnevik.  Presidente de la multinacional ABB. 

LA DESTRUCCIÓN IMPARABLE DE LOS MERCADOS LOCALES 

Los únicos beneficiarios de la agricultura de explotación son las grandes empresas intermediarias y de distribución, que compran barato exprimiendo el origen y vendiendo en destino lo más caro que pueden, desmantelando la capacidad autóctona de producción de alimentos, destruyendo los mercados locales. 

El caso del café: se ha reducido un 18% el precio de compra en el Sur y ha aumentado en 245% en destino. Un abismo generado por la economía de rapiña. 

En la primavera de 2005, la Unió de Pagesos llenó el centro de Barcelona con tráileres de fruta dulce. La vendían a 40 céntimos el kilo, 10 céntimos más que el precio al que les pagaban los intermediarios a ellos. Su fruta, en el mercado de la Boquería, estaba a 2’40 céntimos el kilo. Los 2’10 céntimos de diferencia, ¿dónde van a parar?. 
 

MONOPOLIZANDO LA ALIMENTACIÓN

Estados-empresa  /  Empresas-estado  /  Mercado-global 

El mercado mundial de la alimentación está liderado por Nestlé (Suiza)

Esta multinacional, con más de 120 marcas, tuvo en 2005 unos beneficios de 3.290 millones de dólares.

La norteamericana Cargill Inc. es la segunda del ranking con 85.000 trabajadores en 72 países.

En el circuito hay otros grandes nombres como Unilever, Diageo PLC, Procter & Gamble, Monsanto, Sandoz-Novartis, Du Pont, Philip Morris, Enimont, Agroevo, ICI. 

De un poder absoluto: Son más de 40.000 multinacionales con 170.000 filiares que hacen y deshacen a su gusto, que acaparan el 30% del PIB mundial y el 40% de las exportaciones, aunque sólo ocupan el 0’75% de la población activa mundial. Hoy las transnacionales controlan el 70% del comercio mundial y el 75% de las inversiones. 
 

LAS EMPRESAS TRANSNACIONALES EN TU DESPENSA

DEL LAVABO HASTA LA SOPA 

El detergente Skip es propiedad de la multinacional Unilever.

Pero Unilever también es la propietaria de la crema Nocilla, el tomate frito Starlux, los helados Frigo y Solero, los congelados Frudesa y Agrigel, los platos precocinados Salto, las sopas Knörr, la harina y levadura Maizena, la margarina Artua, las galletas Flora, la mantequilla Tulipán, el té Lipton, las mayonesas Calvé y Helmann’s, las mermeladas Ligeresa, el suavizante Mimosin, las pastas de dientes Signal y Close-up, el champú Timotei, la laca Sunsilk, las colonias Otelo y Atkinson, los desodorantes Rexona y Axe, el papel higiénico Suave, los limpia suelos y limpia cristales Cif y Vim, las balletas Ballerina, los detergentes Lucil y Surf, la vaselina Vaselina, el limpia baños Domestos, el jabón para las manos Dove, los cosméticos Pond’s, los perfumes Calvin Klein, y una larga lista que continua.

Unilever vende cada día 150 millones de productos en el mundo. 

¿Cuánta Unilever consumes?. 
 

MITOS Y REALIDADES DE LAS GRANDES CADENAS ALIMENTARIAS.

LA CADENA QUE ENCADENA. 

“Medio mundo se muere de hambre y el otro medio por adelgazar”.  Pintada anónima en el barrio de Guinardó (Barcelona). 
 

Las grandes superficies implican un modelo de consumo, social y ambientalmente insostenible, que, bajo la aparente diversidad en las estanterías, ofrece siempre una base repetitiva de los ingredientes más rentables. 

Estos espacios son constantemente estudiados al detalle por especialistas del marketing para aumentar las ventas al máximo, impulsando un consumo muchas veces innecesario. Se calcula que el consumidor adquiere de media un 20% más de lo que tenía previsto. 

Las grandes superficies destruyen la actividad económica local, crean puestos de trabajo precarios y deslocalizan la producción, hacen dependientes y explotan a los pequeños y medianos productores, a la vez que aumentan los beneficios de muchas grandes multinacionales. 
 
 

ESTADO ESPAÑOL: MACROCENTRO COMERCIAL 

En el Estado español, el 81% de la población compra sus alimentos en las grandes cadenas de distribución alimentaria. Cinco empresas y dos centrales de compras controlan el 75% de toda la distribución alimentaria. 

En Europa, la cuota de mercado de las diez mayores empresas, es ahora del 45% y se pronostica que para los próximos 10-15 años logrará un grado de concentración del 70-75% en el mercado europeo. 
 
 

¿PLATOS EN LA MESA?. MODAS Y ESTRAGOS. 

“En Europa se consumen cada año 170.000 toneladas de aromas industriales. Su número supera los 3.800, la mayoría de los cuales no tienen ningún componente nutritivo y comportan riesgos para la salud. 

Para los supuestos productos frescos se da prioridad a los criterios de larga conservación, a la maduración controlada artificialmente, a la posibilidad de conseguir grandes producciones al mínimo coste y al aspecto exterior del producto. Todo esto se hace a costa de reducir características nutritivas de los alimentos”. 

Manifiesto “Grandes Cadenas de Distribución, no, gracias”. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

POBREZA SIN TIERRA 

Aquel que crea que el crecimiento exponencial puede continuar sin interrupción en un mundo finito es un loco. O un economista. 

UN MAL REPARTO 

La pérdida de tierras de cultivo de los pequeños propietarios a favor de grandes terratenientes y de empresas multinacionales es la causa principal del hambre y de la pobreza. Las mejores tierras cada vez están más concentradas en grandes grupos de gran poder económico. 

Mas del 30% de la población rural pobre de América Latina y el Caribe no tiene tierras. Brasil sufre una concentración extrema de la tierra en manos de los grandes propietarios: el 1% de las explotaciones agrícolas ocupa el 45% de la superficie total. 

El acceso a la tierra para la población rural pobre representa uno de los factores clave para conseguir tanto la seguridad alimentaria como el desarrollo rural sostenible. La reforma agraria y la redistribución equitativa de los recursos se convierten en una exigencia fundamental. Allá donde se han llevado a cabo, estas reformas han demostrado su eficacia. 

LA TIERRA PARA QUIEN LA ESPECULA 

De 1999 a 2005, el 40% de las explotaciones agrícolas españolas desapareció. También se ha reducido la superficie agrícola, a la vez que la propiedad de las explotaciones se concentra cada vez en menos manos. 

El cemento lo invade todo: en el Estado español, de 1990 a 2000, el suelo urbanizado aumento en 170.384 hectáreas, es decir, un 24’45% de todo lo construido a lo largo de la historia. Al mismo tiempo, se perdieron 239.248 hectáreas de zonas forestales. 

La especulación hace estragos frente a la inexistencia de políticas públicas que permitan proteger las tierras agrícolas frente a proyectos urbanizadores de inmobiliarias, de las grandes infraestructuras viarias, y de las industrias de ocio y turismo (cadenas hoteleras, golf, esquí, parques temáticos, etc.) 

MUJERES AGRICULTORAS: DOBLE EXCLUSIÓN 

Un tercio del total mundial de las economías campesinas sobrevive únicamente gracias al trabajo realizado por las mujeres. 

En cambio, son propietarias de menos del 2% de las tierras. 

El acceso de las mujeres a otros recursos decisivos para la producción de alimentos –como el agua y los créditos- también es limitado. 

Ni siquiera el acceso legal a la propiedad de la tierra garantiza que las mujeres tengan autoridad y derecho efectivo, puesto que también depende de las relaciones de poder en el seno de la familia y la comunidad. 
 
 
 
 
 
 
 
 

EL MEDIO AMBIENTE EN NUESTRO PLATO 

“Países en desarrollo es el nombre con que los expertos designan a los países arrollados por el desarrollo ajeno”.

Eduardo Galeano. 
 
 

MÁS MODAS: LOS TRANSGÉNICOS Y LAS PATENTES DE VIDA. 

Las transnacionales nos quieren imponer las semillas transgénicas.

Tras su propuesta de cultivos “más productivos y resistentes” se esconde una batalla campal por el control de la producción de alimentos a nivel mundial.

Hoy el 70% de la soja y maíz consumido es de origen transgénico controlado por las grandes empresas.

Dos terceras partes de los alimentos que consumimos contienen productos transgénicos y sus derivados. 

Por encima del principio de prudencia sobre las posibles consecuencias en la salud humana, se impone el negocio de las semillas y las patentes sobre formas de vida.

Así, se consolida el proceso de industrialización de la agricultura y se crea más dependencia, obligando al campesinado a pagar un trillón de dólares anuales en concepto de royalties por las semillas. 
 
 

LA PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD. 

La FAO calcula que en el último siglo se han perdido cerca de ¾ partes de las especies cultivables.

A lo largo de la historia han existido cerca de 10.000 especies, pero hoy poco más de un centenar constituye la base de nuestra alimentación. 

El 75% de las variedades se han perdido en el último siglo. 

Durante milenios, ha sido el pequeño campesinado y sobre todo las mujeres quienes más han contribuido al desarrollo de la diversidad biológica mundial, y sus bancos de semillas son uno de los principales conservadores de las especies y variedades autóctonas. 
 
 

MODELO AGROEXPORTADOR: COMIENDO PETRÓLEO. 

Cada paquete de comida que compramos ha hecho un viaje. Pero algunos productos consumen más combustibles y crean más dióxido de carbono (C02) que otros. Los grandes viajes de los alimentos comportan impactos en el medio ambiente. 

Según un estudio realizado en Inglaterra, un menú a base de ingredientes importados habrá viajado 3.900 kms y consumido 52’7 megajulios de energía; el mismo menú cocinado con ingredientes locales habrá viajado 630 kms y consumido 1’07 megajulios de energía. Las diferencias resultan sustanciosas. 

Así  pues, para luchar contra el cambio climático, comer cercano es tan importante como comer ecológico. 
 
 
 
 
 

LA ALTERNATIVA YA SE ESTA CONSTRUYENDO

LA SOBERANÍA ALIMENTARIA  (1)

“La soberanía alimentaria lo es todo: es la lucha por la tierra, es la lucha por el agua, es la lucha por las semillas, es la lucha por la vida”.    Vía Campesina. 
 

La soberanía alimentaria es un concepto que tiene pleno sentido tanto para la gente del campo como para la de la ciudad, para los productores y consumidores, en los países del Norte y en los del Sur.

En diferentes grados, en todas partes, enfrentamos crisis rurales y falta de alimentos asequibles, nutritivos y producidos localmente.

Hace falta que luchemos de manera conjunta y solidaria en el Norte y en el Sur contra el imperio del ánimo de lucro sobre la alimentación.

Hace falta que recuperemos nuestros alimentos y nuestras tierras. 

En todas partes, con el impulso de las organizaciones campesinas de Vía Campesina, de experiencias alternativas de producción, de grupos ecologistas, de organizaciones solidarias, de comercio justo, de cooperativas de consumo, etc se ponen en marcha alternativas a las que cualquiera de nosotros se puede sumar para hacer posible un modelo sostenible y justo de agricultura y alimentación. 
 

Este modelo debe contemplar, entre otros, los siguientes objetivos: 

  1. La alimentación es un derecho humano fundamental.

La soberanía alimentaria comporta garantizar el acceso a una alimentación sana y suficiente para todas las personas, principalmente para los sectores más vulnerables, como obligación ineludible de los estados nacionales y organismos internacionales. 

  1. Una reforma agraria integral.

La soberanía alimentaria demanda políticas de reforma agraria integral adaptadas a las condiciones de cada país y región, que permitan a las comunidades campesinas e indígenas –con igualdad de oportunidades para las mujeres- un acceso equitativo a los recursos, principalmente tierra, así como financiamiento, capacitación y fortalecimiento de las capacidades de gestión e interlocución. 

  1. Acceder a los recursos naturales.

Agua y tierra deben ser bienes comunes.

Hace falta revalorizar estos bienes y las experiencias de propiedad, gestión o uso comunal todavía existentes en muchas zonas rurales.

Hace falta generar alianzas entre las comunidades y los movimientos ecologistas para luchar contra el proceso especulativo y la privatización de los recursos naturales.

Favorecer el desarrollo de los bancos de semillas para garantizar el mantenimiento, conservación y reproducción de la biodiversidad existente. 

  1. Otra política rural.

En cualquier parte del mundo, hace falta exigir, de las administraciones públicas, políticas activas de promoción del mundo rural y la soberanía alimentaria.

Y en Europa, otra Política Agraria Común, construida desde un modelo de explotación agraria familiar, social y ecológicamente sostenible, que sea solidaria y no destructora de los derechos de los y las campesinas del Sur. 
 
 
 
 
 

LA ALTERNATIVA YA SE ESTA CONSTRUYENDO

LA SOBERANÍA ALIMENTARIA  (2)

“La soberanía alimentaria es el derecho de cada pueblo a definir sus propias políticas agrarias y pecuarias y en materia de alimentación, a proteger y reglamentar la producción agropecuaria nacional y el mercado doméstico con el fin de llegar a metas de desarrollo sostenible, a decidir en qué medida quieren ser autosuficientes, a impedir que sus mercados se vean inundados por productos excedentarios de otros paises que los abocan al mercado internacional mediante la práctica del dumping”.

Declaración Internacional sobre el Derecho a la Soberanía Alimentaria de los Pueblos de Vía Campesina. 

  1. Precios justos para el campesinado.

Para garantizar una agricultura sostenible en el medio rural hay que exigir precios remuneradores del trabajo agrario.

La gente del campo debe poder vivir de su trabajo.

Para eso hace falta un control de la producción que ponga fin al modelo productivista y que frene los excedentes.

También, promover modelos más sostenibles y sanos, especialmente de producción agroecológica. 

  1. Consumir responsablemente.

Desarrollar y consolidad hábitos de consumo responsable.

Apoyar experiencias basadas en la relación directo entre productores y productoras con consumidores y consumidoras que se organizan y se relacionan desde el reconocimiento y respeto mutuo en reciprocidad y transparencia. 

  1. El mercado local, alternativa global.

Promover circuitos cortos de comercialización fomentando la venta directa y evitando la especulación de la intermediación.

Reducir el kilometraje alimentario para reducir la contaminación y potenciar el ahorro energético.

Respetar  la cultura autóctona y respetar el ciclo y los alimentos de temporada. 

  1. Promover los derechos de las mujeres campesinas.

Reconocer y valorar el rol fundamental de las mujeres en la producción, recolección, comercialización y transformación de los productos de la agricultura y la pesca, y en la preservación y reproducción de las culturas alimentarias de los pueblos.

Promover la lucha de las mujeres campesinas por sus derechos.

Reconocer el papel de la mujer y su capacidad para liderar procesos políticos y económicos de cambio. 

  1. Recuperar la relación campo-ciudad

Hace falta construir otro tipo de relaciones no instrumentales, sino de respeto y cooperación entre el campo y la ciudad.

Para generar estas relaciones de diálogo constructivo, hace falta que la voz de los y las habitantes del medio rural se oiga y se tome en cuenta. 

  1. Aprender de la cultura labradora y campesina.

La población rural ha permitido en todo el mundo la conservación de gran cantidad de conocimientos que constituyen la base de las culturas locales.

Este bagaje es un bien común y es un deber de todo el mundo valorarlo y conservarlo.

Hace falta recuperar y transmitir este conjunto de conocimientos y saberes campesinos.

Generar ámbitos de educación formal y no formal sobre todo en el campo y la ciudad.

Hace falta la elaboración de materiales educativos, nuevas metodologías de aprendizaje y la generación de espacios de intercambio. 
 
 
 
 

CONVIVIR CON LA TIERRA 
 
 

Globalización, mundo rural,

Soberanía Alimentaria 

                                                                    Entrepueblos 
 
 
 
 
 
 
 
 

  1.- Convivir con la Tierra. Presentación. (pequeño).

  2.- Convivir con la Tierra. Presentación. (grande).

  3.- ¿Tienes un minuto?

  4.- El mundo se muere de hambre.

  5.- El campo no aguanta más.

  6.- Manos de mujeres, semillas de cambio.

  7.- El derecho a la alimentación. Todavía papel mojado.

  8.- Seguridad Alimentaria y Soberanía Alimentaria.

  9.- La política agraria comunitaria de la UE.

10.- Multinacionales hasta en la sopa.

11.- Mitos y realidades de las grandes cadenas alimentarias.

12.- Pobreza sin tierra.

13.- El medio ambiente en nuestro plato.

14.- La alternativa ya se está construyendo: La Soberanía Alimentaria (1).

15.- La alternativa ya se está construyendo: La Soberanía Alimentaria (2).

Última actualización ( Martes, 08 de Septiembre de 2009 11:46 )
 
Copyright © 2018 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL.