Imprimir Correo

2013 12 17 Club de Lectura: libro Victus y Guerra de Sucesión. Crónica

 

2013 12 17 Victus de Albert Sánchez Piñol.  Presentación

 

Autor barcelonés nacido en 1965, antropólogo. Es autor de dos novelas acogidas con muy buena crítica: La piel fría (2002) y Pandora en el Congo (2005), escritas en catalán y traducidas a varios idiomas. Victus es su primera obra escrita directamente en castellano.

Es una novela histórica en tanto que es una historia inventada que se enmarca en unos hechos históricos reales. Unos hechos que fueran históricos y poco inventados serían una historia novelada, que sería distinto de una novela ambientada en la historia cuando la historia es inventada y se encuadra en un periodo histórico. El autor se preocupa de demostrarlo en su nota previa y en la Guía de personajes final.

La novela se sitúa en el período previo que concluye con el asalto a Barcelona el 11 de diciembre de 1714 que prácticamente pone fin a la Guerra de Sucesión en España, si bien esta es un apéndice de guerra europea generalizada.

Barcelona viene así a ocupar el lugar que le corresponde en las grandes ciudades inmoladas tras un asedio que duró de mas de un año: Troya, Numancia, Zaragoza, Stalingrado…. La narración de esta parte es muy visual, casi cinematográfica, trepidante de acción y minuciosa en sus detalles.

El Duque de Berwick llevaba unas instrucciones precisas de Felipe V sobre el trato que debía dar a los resistentes cuando la ciudad cayera, en las que se decía que «se merecen ser sometidos al máximo rigor según las leyes de la guerra para que sirva de ejemplo para todos mis otros súbditos que, a semejanza suya, persisten en la rebelión».

Está contada de un modo narrativo a través del personaje real Martí Zuviría que revive esos momentos desde su retiro en Viena tras una vida azarosa dedicada a la ingeniería militar, circunstancia esta que le atribuye el autor para pormenorizar las características de esa profesión. Waltraud es la criada que se encarga de transcribir las memorias de este personaje que aquí es retratado como un grosero mayúsculo de una forma tal que no viene a cuento… ni regresando 300 años atrás.

Martí de Zuviría más bien parece un pícaro al que se le arropa en consonancia de una familia muy peculiar y poco creíble compuesta por Amelis  prostituta rescatada, Anfan y Nan dos pillos jovenzuelos, uno de ellos retrasado mental y de Peret, un casero que les apadrina.

El verdadero personaje es el militar Antonio de Villarroel, barcelonés de nacimiento pero castellano de formación que defendió Barcelona mas allá de las traiciones y racionalidades que convergían en su persona.

Se da protagonismo a los miqueletes que batallan en una guerra de guerrillas retratada con sus miserias y grandezas.

Relevante es el papel de Rafael Casanova, diputado y jefe máximo político de la ciudad. Un felpudo rojo con incongruencias y errores mayúsculos: Mataró que no es asaltado en sus almacenes de provisiones por no ser ese el mandato que llevan,  o la no rendición negociada por la presión popular.  Su casta es ridiculizada por el autor sin ninguna compasión, circunstancia que parece extenderla malévolamente hasta nuestros días mediante la sugestión del lector.

Papel relevante tienen las gentes del pueblo llano, y en especial sus mujeres que ante lo irremediable de la derrota alargan su sufrimiento para retrasar la pérdida de sus bienes (aún no teniéndolos), su dignidad (serían violadas seguro y luego posiblemente degolladas) , su aniquilamiento como sociedad….:

En una última llamada a la población barcelonesa, los Tres Comunes de Cataluña ordenaron publicar el siguiente bando en la Ciudad Condal,… "último baluarte de las antiguas libertades de la Península, finía la independencia nacional de una raza, los habitantes de la Corona de Aragón, en otros tiempos indomable, lanzando con los últimos alientos de su vida su testamento político en digna y solemne justificación de su historia y protesta de su conducta para los venideros siglos en esta forma sublime" y del cual se adjunta copia de la traducción en español del original catalán:

No se muestra ninguna simpatía regia. Felipe V es Felipito y el Archiduque Carlos es Karlangas. Felipito sólo quiere arrasarles y el Karlangas les abandona con carantoñas.

Sin embargo la auténtica protagonista es la Arquitectura e ingeniería militar. Es en realidad un tratado sobre fortificaciones, sus antecedentes y proyección de futuro, la  instrucción necesaria sobre ello, formas de defensas y ataques , aprovisionamientos, … El autor domina en profundidad una gran información sobre este tema y es alrededor de ello que situándola en un periodo concreto de la Historia, Barcelona 1714, construye una novela que de cuerpo a ese tratado.

El autor hace saltar a los protagonistas de un bando a otro para hacernos ver los distintos recursos, estrategias y dudas en los diferentes momentos de la guerra.

Por todo este cúmulo de circunstancias, seguramente los personajes son bastante planos, muy poco complejos, de reacciones muy simples y estereotipadas. Ningún personaje transmite apenas inflexiones de su personalidad.

 

 

Novela de gran impacto mediático y social especialmente en Cataluña.

 El momento político propiciado por las partidos políticos nacionalistas y proindependentistas amplifica la repercusión de esta historia que narra la epopeya del 11 de marzo de 1714, del que pronto se cumplirá el tricentenario.:  Si creas un sentimiento, da igual cual es la Historia, esta se adecuará a ese sentimiento. Y el sentimiento existe ya, incluso en los pobladores actuales provenientes de otras regiones, un sentimiento que no se daba en tal intensidad y clarividencia en la Transición.

Victus refleja como Barcelona en ese momento se siente la esencia de Cataluya. Se sienten nación, pueblo. ¿Por qué se sacrifican mas allá de lo razonable?.  ¡Cada persona se identifica como parte de un todo!

El autor se suma a esta corriente (no es algo inconsciente), y si bien el libro en sí no es ni anticastellano ni antiespañol, sirve perfectamente a este sentimiento. El catalanismo siente que lleva tres siglos sufriendo y si el duque de Berwick no los aniquiló (ni Franco con la ayuda de Hitler y Mussolini), seguiremos siendo ese grano en el culo que molesta al resto de España. De ahí que en el libro se hable de forma insistente de la frontera entre Castilla y Cataluña que aunque no responda a la realidad histórica (es una falacia), en términos de sentimiento es real y hoy 300 años después no se ha avanzado nada (Cataluya versus España).

Choca que en sus 600 páginas los términos Aragón y Zaragoza aparezcan en una única ocasión y muy de soslayo.

Algunos críticos literarios comentan que el vocabulario de los personajes es demasiado actual.

La Cataluya de 1700 no podía decidir irse o quedarse. La Cataluya de hoy está luchando con mil subterfugios para hacerlo.

 

Elementos para la reinterpretación de la Historia.

Es correcto revisar toda la Historia pues siempre ha sido escrita por los vencedores, y por otra parte los historiadores han acuñado o usado unos términos absolutamente tendenciosos:

            1.- Hablar de España antes de que esta existiera

             2.- Hablar del Imperio español cuando no hubo emperadores

             3.- Guerra de Independencia en vez de Revolución antifrancesa, etc

El trasfondo de la Guerra de Sucesión, a lo que Victus contribuye, es a cuestionar el carácter inmutable de la identidad española.

Felipe V es legítimo rey pues es nombrado testamentariamente por Carlos II (se insinúa que bajo presión) y además jura los Fueros en Zaragoza y posteriormente los de Cataluya en el Palacio de Tinell, tal y como era normativo.

Puede hablarse del Reino de Cataluña, pues aunque nunca existió como tal –Condado de Barcelona-, los representantes políticos de Aragón que se refugiaron en Barcelona huyendo de las fuerzas borbónicas, ceden la representación de su reino a los parlamentarios catalanes.

No existió un Reino o Corona Catalano-Aragonesa como tal denominación. Este nombre fue dado posteriormente por los historiadores. Es la unión del Reino de Aragón y del Condado de Barcelona lo que resumidamente pasará a denominarse como Corona de Aragón y a la que después se sumará el Reino de Valencia y el Reino de Mallorca.

Si bien la coronación del Rey de Aragón a partir de 1204 y hasta el siglo XV siempre se hizo en La Seo de Zaragoza, no hay una Corte fija, al igual que en el resto de los reinos cristianos. La Corte es itinerante y se mueve con el Rey, el cual despacha allí donde los asuntos son de más relevancia. A este nivel hay fases en que el Reino de Valencia es el más rico y muchas otras en que la expansión mediterránea y el comercio catalán obligan a debatir los asuntos de la Corona de Aragón asentados en Barcelona: …sin Cataluya el Rey de Aragón no era nadie… ¿dónde estaba la Cancillería Real?... ¿dónde esta el Consejo Real?... ¿por qué los documentos están en catalán o en latín y no en aragonés?...

Son 3 las dinastías de los reyes de Aragón: Trastámara, Habsburgo y Barcelona (la única catalana).

 

Maldades finales.

Una maldad que trasciende: los que se aliaron con el vencedor de cada momento pudieron mantener sus privilegios o fueros: Navarra por una parte y Alava por otra, que sirvió de puerta para que todo Pais Vasco los recuperasen.

Algunos críticos han equiparado el Victus de Albert Sánchez con Guerra y Paz de Tolstoi.. parece un tanto exagerado visto sin el seny

Los 11 de Septiembre los sucesores de los felpudos rojos depositan flores en el monumento a Casonova. Villarroel no tiene monumento.

Tanto Casanova como Villarroel tienen actualmente sus correspondientes calles en la Barcelona de Hoy. Discurren paralelas, como cogidas del brazo.

 

.- Historia de la Corona de Aragón

.- Guerra de Sucesión. Wikipedia

 

 

Última actualización ( Jueves, 19 de Diciembre de 2013 06:00 )
 
Copyright © 2018 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL.