Imprimir Correo

2016 08 29 Mayte Ortega: Carta de agradecimiento a "La Aldeilla"

Hace ahora seis años que empezó mi relación con la guardería “La Aldeílla”. Avanzaba el mes de abril del 2010, cuando me acerqué a mi ayuntamiento, para solicitar plaza para mi hijo nacido en enero para el curso que comenzaba en septiembre. Y muy amablemente, me indicaron que la guardería municipal no admitía niños menores de un año. Por lo que no tendría plaza hasta enero. Cuando les dije que aquello no tenía nada que ver con la conciliación de la vida familiar y laboral, muy condescendientes me dijeron… pregunta en el ayuntamiento de la Aldea, allí también hay guardería. ¿En la Aldea? Bueno, un año lo pasaré de cualquier manera, me dije.

Pero me encontré con una guardería que funciona a las mil maravillas, con un personal encantador y un servicio excepcional. De hecho, nunca se me pasó por la cabeza sacarle de esta guardería, a pesar de tener plaza en mi pueblo al curso siguiente. De hecho, cuando tuve que volver a buscar guardería, no lo dudé. Todos mis hijos han pasado sus primeros años en la Aldea.

Pienso que la educación de un hijo es algo parecido a construir una casa. Y los cimientos son, quizá, lo más importante. Le van a dar a la casa estabilizar, y te van a marcar el tamaño de la misma. El primer ciclo de la educación infantil, las guarderías, no están lo suficientemente reconocidas ni valoradas en el sistema educativo español. Bajo mi punto de vista, son la excavadora que realiza el agujero para asentar el hormigón. Es el primer contacto que tienen los niños con la sociedad, con las normas y las reglas fuera de la familia. Un trabajo conjunto y parejo de la familia y el centro es esencial para el desarrollo de los niños. En mi caso, tengo la sensación de que el tándem ha sido perfecto.

Han sido seis años parando en la Aldea todas las mañanas. Porque la guardería abre prácticamente todos los días. Agosto, navidades, semana santa… hasta nochebuena y nochevieja. Deberían de aprender y copiar las demás guarderías de la zona…Esto SI ES CONCILIAR!!!! Y claro, tanta parada ha contribuido a que descubra al pueblo y a sus gentes. La semana cultural, las fiestas, el club de lectura, la asociación de jubilados… chapó para todos, por dar vida a un pueblo que podía estar en horas bajas.

Solo me queda agradecer a todas personas que me han acompañado en la difícil misión de educar a mis hijos. Natalia, Ina, Vero, María, Esther y María Eugenia. Todas han dejado su impronta en mis hijos y siempre las recordaré con mucho cariño y agradecimiento. Pero me gustaría agradecer de una manera especial a María Eugenia su labor. Seis años viéndonos todas las mañanas, dándonos los “partes de guerra” diarios, empeñada en que los niños adquieran hábitos, se hagan autónomos, aprendan normas, coman de todo… sólo puedo felicitarla y sentirme eternamente agradecida. Muchísimas gracias, María Eugenia.

 Gracias,

Gracias por recibir a los niños siempre con una sonrisa

Gracias por tu paciencia infinita al enseñarles

Gracias por tu motivación y por implicar a los padres en las actividades

Gracias por tu saber hacer

Gracias por recibir siempre un “sí” como respuesta

Gracias por regañarles y enseñarles que existen los límites

Gracias por fomentar su imaginación

Gracias por hacernos la vida un poco más fácil 

Espero de corazón que todo te vaya muy bien en la vida. Lo mereces

Gracias a la vida por haber cruzado nuestros caminos

Esto lo escribí cuando Natalia nos dejó. No es un corta y pega simplemente. Resume a la perfección mis sentimientos de entonces y ahora. Debo estar profundamente agradecida a la guardería La Aldeílla, por todo lo que me ha dado.

Gracias de corazón

Mayte Ortega

 

 

Última actualización ( Martes, 30 de Agosto de 2016 07:44 )
 
Copyright © 2018 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.
Joomla! es software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL.